Home > Análisis, Canciones, Sion Tower > ¡Victoria!

¡Victoria!

Jugamos para ganar (salvo que seas un sádico jugador de Los Sims obsesionado con la tortura y la destrucción), y por tanto celebramos el momento de la victoria como catarsis de todo lo sufrido durante la partida.

¿Cómo es la música de victoria de un videojuego? Tomemos para comenzar el ejemplo más básico que se me ocurre: La música de victoria del Super Mario Bros.

El primer factor que observamos es su escasa duración. Apenas unos segundos. Otro es la intensidad de la pieza, de carácter jubiloso y alegre. Normalmente la música de victoria de videojuegos es una fanfarria, siendo común ver a los temas de victoria ser denominados como “Victory/Win Fanfare”, aparte de los clásicos “Win/Victory Song/Theme”.

¿Cómo se consigue que una melodía sea alegre y de celebración? En el caso de Super Mario Bros, en los apenas 9 segundos de duración pasa lo siguiente:

  • Suena una primera escala de notas ascendente, cuya última nota es más grave que la penultima,
  • Suena una segunda escala de notas ascendente, con final más agudo, cuya última nota es también más grave que la penultima.
  • Suena una última escala de notas ascendente, con final más agudo que la anterior, pero esta vez, antes de dar la última nota que esperamos que, por repetición, sea más grave, se machaca la última nota dada tres veces y se finaliza con la nota más aguda, que además tiene más duración que el resto de las demás notas.

Espero no haberme explicado demasiado mal… En fin, de este modo se hacen dos intentos de culminación de la melodía, creando una tensión ascendente para liberarla al tercer intento, provocando la euforia y la sensación de plenitud.

Mi conclusión con este breve análisis es que la buena música de victoria no solo nos recuerda que hemos ganado, sino que también hace hincapié en que ha costado lo suyo.

Podemos encontrar ejemplos incontables de este modelo en muchos videojuegos, usando triquiñuelas varias para conseguir parecidos efectos (dando cada uno se toque de acuerdo con las carácterísticas del juego).

A lo largo de los años, la dificultad de los videojuegos ha ido bajando considerablemente debido a los puntos de guardado y un diseño del juego menos desafiante y más amigable para un público más amplio. Por tanto, a veces la música de victoria se devalúa por ser un hecho demasiado frecuente y muchas veces sentimos la victoria más como un trámite que como un logro espectacular.

La música de victoria ya no suele estar reservada al final del juego, sino que va reproduciéndose al superar distintos tramos del juego. Estos tramos comunmente son las fases, en juegos de acción o plataformas, y las batallas de los RPGs. Ahora al final de los juegos se suele dar un toque más cinematográfico, con sus créditos y canciones, no de victoria, sino de resumen de la experiencia vivida por el jugador.

Debido a la evolución de los videojuegos, cada vez más complejos, el completar los tramos exige algún tipo de recuento de puntos, experiencia, dinero u objetos conseguidos durante el partida, requiriéndose a veces la atención del jugador para que tome decisiones importantes (gastar puntos de habilidad, desechar objetos, etc…), por lo que se necesita alargar el tema de victoria en su duración.

Normalmente se conserva una primera parte del tema como la ya vista que desemboca en un fragmento cíclico de celebración que se repite las veces que sea necesario hasta que el jugador decide continuar la partida. Este fragmento añadido es mucho más relajado e incita un poco a calmar los ánimos tras el subidón inicial, de manera que puedas recoger el mando tirado al suelo en un estallido de alegría o te puedas subir los pantalones.

Ejemplos de este tipo de canción hay muchos: (p.e Pokemon, Super Mario RPG…) pero el más famoso de estos temas es, sin duda alguna, la canción de victoria de los Final Fantasy que ha pervivido años y años convirtiendose en un emblema de la saga. Y es que, como toda música breve bien compuesta, los temas de victoria pueden grabarse a fuego en los corazones de los jugadores debido, probablemente, a la continua sensación de felicidad que nos da escucharlos una y otra vez. Vamos, que babeamos como el perro de Paulov cuando suenan.

Finalizo así este breve repaso a este tipo de temas musicales. Hay muchos temas de victoria en la historia de los videojuegos, todos con sus carácterísticas propias y sus semejanzas, ¡disfrutad de ellos en el día a día de vuestra vida como jugadores!

Por último, el Estudio Evergreen aporta su grano de arena y deja aquí su tema de victoria para Sion Tower.

Espero que os guste.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: